Los  vendajes  están diseñados para el tratamiento de lesiones músculo-esqueléticas que afecten a su componente biomecánico o que tengan un componente importante de inestabilidad. Tiene función preventiva o postraumática. Están indicados para esguinces y roturas, problemas venosos, varices, mala circulación, piernas cansadas, cicatrización o evitación de infecciones. El  kinesiotaping se usa para disminuir o aumentar el tono muscular, es decir para relajar o activar el músculo, para favorecer la reabsorción de hematomas o edemas, para tratar cicatrices, etc.