La rehabilitación pre-quirúrgica permite que el paciente llegue a la operación en  mejores condiciones de movilidad, elasticidad y circulación.  Un  nivel neurológico  permite ejercitar un bajo nivel de conciencia corporal y  propiocepción , que se reduce a la operación y a la vez dificulta el aprendizaje del "movimiento normal". La fisioterapia ayuda a que el paciente prepare un proceso quirúrgico para llegar en las mejores condiciones a éste. Con una adecuada rehabilitación post-quirúrgica se puede conseguir una recuperación óptima que permite reducir el tiempo y la incapacidad de una persona que ha sido operada.